¿Qué es una Secta?

Santos de Hoy » Enseñanzas » ¿Qué es una Secta?

La primera dificultad a la que nos enfrentamos quienes deseamos estudiar un poco sobre las sectas y los nuevos movimientos religiosos es precisamente poder definir claramente que son unos y otros. El tema es tan amplio como confuso y muchas veces son casi imperceptibles las diferencias que existen entre ellos.

El término secta designa un grupo de oposición a la doctrina y a las estructuras de la Iglesia, e implica también, la mayoría de las veces, la idea de disidencia. En un sentido más amplio, se aplica a todo movimiento religioso minoritario. Esta es la definición que nos brinda Yves de Gibon en el Diccionario de las Religiones compilado por el Cardenal Paul Poupard, 

Por su parte el Secretariado para la Unión de los Cristianos del Estado Vaticano en un estudio realizado en 1984 expresa: “por razones practicas como secta se definen “algunos grupos religiosos con una concepción del mundo suya especifica, derivadas de, pero no completamente de acuerdo con las enseñanzas de las grandes religiones mundiales”

Los cuales saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más estricta secta de nuestra religión, he vivido fariseo.Hechos 26:5

Procedencia de la palabra

La palabra secta viene del latín secare; que significa sectar, cortar. También se ha dicho que la palabra viene de secedere que significa separarse. En ambos casos siempre está presente la idea de separación.

En Europa la palabra secta se ha concebido derivada principalmente de sequi; seguir y se asocia a la idea de seguir a un maestro, a un líder. De hecho en muchas sectas así sucede.

Origen de una Secta

De aquí nace una primera distinción que no debemos obviar: el origen de cada secta.

Es decir: si nacieron dentro de la religión cristiana o si se basan en otras religiones. En el caso de las que surgen dentro del cristianismo, según este mismo documento, el criterio para distinguir entre sectas de origen cristiano, por una parte, e Iglesia y comunidades eclesiales por otra se debe fundar en las “fuentes” de enseñanza de estos grupos.

Así las sectas podrían ser aquellos grupos que además de la Biblia tienen otros libros “revelados” o “mensajes proféticos”; que excluyen de la Biblia algunos textos proto-canonicos, o cambian radicalmente su contenido.

Con el objetivo de tener un contexto más amplio consideramos que es conveniente revisar las definiciones que sobre este tema nos dan tres especialistas el P. Francisco Sampedro Nieto, C.M. Oscar A. Gerometta y el P. Manuel Guerra Gómez.

Para el P. Sampedro en su libro “Sectas y otras doctrinas en la actualidad” la secta “es un grupo que está separado de la totalidad cristiana y que se cree el único poseedor de toda la verdad, se cierra sobre sí en torno a líderes, excluye a los demás, los considera como no salvados y actúa proselitistamente.”

Por su parte Oscar A. Gerometta en “Aproximaciones… al fenómeno de las Sectas” las define como “Grupo humano que se ha separado de otro preexistente priorizando una afirmación parcial por encima de la verdad, al seguir a un maestro particular o su doctrina; y que, por tanto, se inhabilita a sí mismo para la comunión.”

El P. Manuel Guerra Gómez en su “Diccionario Enciclopédico de las Sectas” dice: “Una secta es la clave existencial, teórica y práctica, de los que pertenecen a un grupo autónomo, no cristiano, fanáticamente proselitista, exaltador del esfuerzo personal y expectante de un cambio maravilloso, ya colectivo –de la humanidad-, ya individual o del hombre en una especie de superhombre.”

Definición de Secta

Esta es una de las definición que consideramos mas completas sobre el tema, sobre todo por la explicación detallada que el padre da en su obra y de la cual a continuación reproducimos algunos fragmentos

  • Una secta es la clave existencial: Tiene razón Zubiri: “El hombre no tiene religión, es religión” (…) Es religioso por su misma naturaleza, (…) Cuando no se llena el reducto religioso o queda tronchado el anhelo de lo trascendente, del Misterio, el hombre padece las consecuencias, cayendo en alguna degradación de lo religioso. Precisamente la raíz que produce la aparición de las sectas y su proliferación se hunde en el terreno inseguro de esta insatisfacción presente en el hombre (…) de nuestro tiempo (…). La secta, con su doctrina, sus normas de comportamiento, sus ritos, el calor humano de grupo, etc., es como la forma mentís de sus adeptos o lo que forma y conforma su visión de sí mismos, de los demás, del mundo y de lo transcendente así como su criterio ético de conducta. (…)
  • Teoría y práctica: Cada secta trata de ser la clave de la existencia de sus adeptos en todas sus vertientes, la que desvela las interioridades y pone en marcha y hace funcionar todos los resortes del psiquismo humano en todos sus estratos. (…) Precisamente uno de los reproches más frecuente lanzados contra las sectas por las personas del entorno socio-familiar de sus adeptos se refiere a la anulación de su identidad psíquica anterior: modo de pensar, de sentir, creencias religiosas, normas etico-morales, aficiones artistico-literarias y deportivas, así como su substracción y como secuestro de su circulo anterior: familia, amistades, etc. (…)
  • De los que pertenecen: La pertenencia a una secta no es uniforme ni idéntica desde el comienzo. Hay un proceso de etapas diferenciadas:
    1. El encuentro ocasional:, sea personal o directo, ya fortuito (en la calle, etc.), ya programado (visita domiciliaria de los adeptos, visita por curiosidad a un mago vidente, etc.), sea impersonal e indirecto (lectura de revistas, libros, programa televisivo, etc.) suelen ser el punto de partida.
    2. La clientela: Uno se convierte en “cliente” si con cierta periodicidad, acepta la visita domiciliaria (…) o el mismo los visita (…). El cliente de una secta religiosa o mágica puede seguir “cumpliendo” con sus obligaciones religiosas en la iglesia tradicional (…) bodas, primeras comuniones, entierros, etc. incluso el precepto dominical, pero su mente y corazón se hallan ya –casi o sin casi- más fuera de la Iglesia que dentro de ella. Consulta sus problemas vitales e íntimos al adepto de la secta, al mago, no al sacerdote.
    3. La adicción: En la fase anterior ya hay algún grado de adición o dependencia, pero informal, sin “legalización” oficial ni reconocimiento ritual. En esta nueva etapa se oficializa (…) es decir, se ha iniciado en una secta.
    4. Adepto hacedor de adicción y los responsables de la misma: Tampoco tiene el mismo grado de adicción no de responsabilidad todos los ya incorporados a una secta. (…) No todos los miembros de la misma secta padecen el mismo grado de adición ni consecuentemente es la misma su capacidad de “contagio”, como tampoco es idéntico su conocimiento de la realidad interna de la secta. No es igual la responsabilidad de un fundador, de un líder, de los directores subalternos, de los simplemente subordinados. (…)
  • A un grupo: Evidentemente, uno o dos individuos no forman una secta; se requiere de un grupo. Pero, aunque a veces se dice lo contrario, el número reducidos de miembros no es una nota definitoria.
  • Autónomo: Cada secta es un grupo autónomo, independiente. (…)La autonomía se extiende a todas las vertientes de su vida: doctrina, disciplina, organización. Este rasgo tiene mucha más importancia de lo que puede parecer a primera vista porque:
    1. La autonomía facilita el espiritud sectario. (…) cuanto más autónomo, mas aislado y aislante.
    2. Explica también los cambios de doctrina en materias importantes, el relativismo de jehovismo, mormonismo, etc.
    3. Permite comprender por qué una secta normal hasta cierta fecha se vuelve peligrosa de repente. Si el líder pierde la cabeza, (…) todos enloquecen y pueden precipitarse en los horrores del suicidio colectivo, ritual, etc
  • No cristiano: El cristianismo abarca a los católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes con sus incontables confesiones y denominaciones. Una secta no es cristiana aunque el termino cristiano figure en su misma denominación (…). No es cristiana por tres motivos fundamentales:
    1. No admite el mínimo dogmático cristiano. Para ser cristiano-protestante, se requieren tres condiciones a saber, creer en el misterio de la Santísima Trinidad; (…) creer en la divinidad de Jesucristo, o sea, que Jesús de Nazaret, además de hombre es Dios; recibir el bautismo como medio de incorporación a Cristo.
    2. La revelación abierta hasta nuestros días. Además, el cristianismo cree que la Revelación divina se cerró o quedó definitivamente clausurada tras la muerte del último Apóstol. Desde entonces pueden haber revelaciones privadas, que tal vez obliguen en conciencia a los afectados de modo directo, pero no a todos los cristianos.
    3. Las sectas o marginan la Biblia, que queda convertida en uno de tantos libros de índole religiosa o tienen para ellas un valor especial.
  • Fanáticamente proselitista.
  • Exaltador del esfuerzo personal. Según la fe cristiana, el hombre no puede alcanzar su destino sobrenatural y eterno por sí solo, por sus solas fuerzas naturales. Para alcanzar la unión con Dios y, mediante ella, la felicidad eterna hay que conjugar la buena voluntad del hombre –su cooperación- con la acción de la gracia divina y las mociones interiores del E. Santo. (…) En las sectas todo es obra del esfuerzo de los adeptos con la ayuda del grupo. Prescindo de las excepciones que lógicamente hay como en casi todo.
  • Expectante de un inminente cambio maravilloso: ya colectivo (de la humanidad), ya individual (una especie de transformación del hombre en superhombre). Las sectas coinciden en esperar un cambio maravilloso e inminente, aunque difieren al señalar su amplitud y naturaleza. Las principales modalidades son:
    1. El fin del mundo;
    2. Un fin catastrófico, aunque sin fin del mundo;
    3. El paso de una edad a otra;
    4. El paso a un paraíso extraterrestre.

Para terminar creemos que es importante hacer unas últimas precisiones y para esto nos vamos a remitir a los textos conclusivos de la IV conferencia general de Celam conocido como el Documento de Santo Domingo.

En el pto. 1.4.5 apéndice 140 dice: Las sectas fundamentalistas son grupos religiosos que insisten en que sólo la fe de Jesucristo salva y que la única base de la fe es la Sagrada Escritura, (…) se caracterizan por su afán proselitista.

Es decir se tratan básicamente de grupos de origen y doctrina cristianos, que se separaron por diversos motivos y situaciones del tronco histórico del cristianismo como pueden ser Asambleas de Dios, Los Evangélicos y los grupos pentecostales.

Desde esta perspectiva entonces no podemos denominar sectas a los grupos que encuentran su origen en algunas otras escuelas del pensamiento o aquellos que no tienen como base de su religiosidad el cristianismo.

A estos grupos el mismo documento en el punto. 1.4.6. los califica como Nuevos Movimientos Religiosos y los describe como «hechos socio culturales que a través de formas de religión generalmente sincréticas logran expresar su identidad y sus anhelos”.

No os dejéis llevar por doctrinas diversas y extrañas, porque buena cosa es para el corazón el ser fortalecido con la gracia, no con alimentos, de los que no recibieron beneficio los que de ellos se ocupaban.Hebreos 13:9

Caracteristicas de una Secta

Hay diferentes razgos que diferencias a una secta religiosa de cualquier otro movimiento religioso:

  • Autonomía: La secta es así un refugio. Rechazan la sociedad, sus valores e instituciones. Todo es substituido por la propia comunidad. Aquí se conservan puros, perfectos, salvados. Como vemos las sectas tratan de conseguir su autonomía, pero no respetan la del otro. En esto está presente la inestabilidad, la incertidumbre, la soledad. Ellos se creen poseedores absolutos de la verdad.
  • Salvacionismo: Solo los miembros de la secta son «elegidos», aceptados por Dios. El adepto es la luz. Y como estamos en los últimos tiempos hay que prepararse para la salvación. Pero la interpretación de la salvación suele ser reducida por las revelaciones de los iniciadores de la comunidad.
  • Fraternidad y Culto Emocional: Se resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece todo lo que llega al sentimiento como cantos apropiados y testimonios. Se crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.
  • Militarismo Voluntario: Para ser miembro de una secta es preciso una adhesión voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro «vivo», «militante», y «activo»; está constituida por miembros voluntarios, aunque algunos después de ciertas etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus «secretos».
  • Ellos se consideran «santos»; los demás son mundanos, pecadores. Han de estar dispuestos al sacrificio y a seguir fuertes normas éticas.
  • Exclusivismo: Para ellos algunas veces la formación no es importante sino, el carisma, la vivencia, la entrega al ideal del grupo. En ocasiones, el carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta. No quieren contaminarse con el mundo al que califican lugar de tinieblas.
  • Temor y Moralismo: A menudo sucede que los hombres actúan por temor más que por amor. Y en las sectas está muy presente la amenaza de la condenación, de que el fin está próximo. Los métodos para inculcar temor aparecen con facilidad en los escritos y palabras de los fieles sectarios.
  • Autoritarismo y Obediencia: El grupo secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una «experiencia» peculiar o «revelación». Por lo mismo lo que viene del maestro o líder no se discute, sino que se acepta «obedeciendo ciegamente». Así hay una entrega total a la secta y el cerrarse y protegerse dentro de ella. Como recompensa consoladora el grupo sectario le hace creer al fiel que él es de los «dignos» de pertenecer a la secta, es elegido, es salvado.
  • Perfeccionamiento Individualista: Más que ante las masas, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente. Para ello rompen el contacto con el mundo, porque es perverso y está condenado. Como el lujo, las riquezas y todo lo que proporciona placer es malo, hay que despreciarlo. Lo que importa es el futuro y una conducta incontaminada.
  • Acomodación Bíblica: Las sectas caen en una simplificación bíblica. Hay que reconocerle a muchas de ellas que le dan importancia a la Biblia, que orientan y motivan a leerla, que es algo familiar para todos sus fieles. El problema es que la enfrentan con una postura de secta, que la adaptan a sus planes, que la utilizan como una estrategia para atacar y confundir a las personas débiles o sin formación. Sus libros preferidos son Daniel y el Apocalipsis. Caen en un reduccionismo y subjetivismo. Además muchas de ellas quitan, por no convenirles así, siete libros del Antiguo Testamento que son: Tobías, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, y Baruc.
  • Tarea Proselitista: Esta es la única actividad que tienen muchas sectas, hacia el mundo y la sociedad. En la tarea proselitista usan la Biblia y publicaciones propias. Ejemplo de esto son los Mormones y Testigos de Jehová.
    • La Biblia es una buena táctica para despertar la atención y animar a unirse al grupo. La usan como medio. Dicen enseñar a leer y a entender la Biblia, aunque a veces la falsifican.
    • Usan técnicas estudiadas de comunicación en las visitas a las casas, en las plazas, estadios, radio, televisión.
    • Son especialistas en propaganda.
    • Tienen un estilo proselitista amable, receptivo alegre, son atentos con las necesidades, en los problemas y aparecen como serviciales y amistosos.
    • La idea más importante de la predicación es la conversión. Se pide un cambio de vida, la ruptura con el pasado marcado por el pecado, el mal, el vicio, el error.

Las Sectas y el Cristianismo

Las Sectas No Son Cristianas: Muchas de las sectas se dicen cristianas sin embargo analizándolas concluimos que no lo son, ya que fallan en cuanto a uno, varios o todos los elementos de la fe básica cristiana.

En cuanto a Cristo existen sectas que defienden que Jesús es un maestro, un líder, un ser con poderes y conocimientos especiales.

También hay sectas que dicen que Cristo es inferior al Dios eterno de la Biblia, que no existió como Dios desde toda la eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue la primera criatura de Jehová.

La Iglesia Establece el Nuevo Testamento

Cuando Pablo escribió a Timoteo «desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es Cristo Jesús…«(2Tim. 3,15)

Él hablaba del A. T. porque en su tiempo todavía no se había escrito todo el Nuevo Testamento. Jesús no escribió ningún libro. Si hubiera querido que la fe viniera por la lectura, Él nos lo hubiera dicho.

Si poder leer hubiera sido el requisito para la salvación, habrían sido muchos perdidos en la historia de la cristiandad, porque el 80% o más de la gente no sabía leer.

Jesús no mandó a sus discípulos a escribir algo, sino que les mandó a predicar la Buena Nueva.

Sucede asimismo que las sectas que tienen en cuenta la Biblia la separan de la Iglesia y la tradición. Olvidan que la Iglesia y la Biblia son inseparables, ya que antes de escribirse el N.T., ya existía la Iglesia que creía en la Palabra de Dios y la vivía, no hay que olvidar que durante los 20 o 30 primeros años no se escribió nada. Por eso los católicos defendemos que la Biblia fue escrita «por la Iglesia y para la Iglesia» bajo la inspiración del Espíritu Santo. Antes de escribirse la Biblia se dio la tradición y después de escrita también tenemos la tradición eclesiástica para interpretar, clarificar, explicar y conservar la Biblia con la asistencia del E.S.

Ante esto, existen hoy autores católicos y protestantes que presentan la Biblia mediante diferentes tradiciones: evangélica, kerigmática o apostólica y eclesiástica o explicativa.

Existe mucha evidencia extra bíblica sobre la sucesión Apostólica. Los primeros miembros de la Iglesia, quiénes personalmente conocieron a los Apóstoles, (o sea los padres de la Iglesia) y fueron sus discípulos, enseñaron doctrinas definitivamente católicas.

El Espíritu Santo inspiró a Pablo y a los demás autores del N.T. a escribir para el bien de la Iglesia. Así empezó el proceso de la formación del canon. Pero no hay que olvidar que no hay ninguna prueba de que en el N.T. todo está detallado en cuando y como Jesucristo quiso estructurar su Iglesia.

Primero coleccionaron las cartas de San Pablo en diferentes ciudades. Algunas cartas se perdieron como la carta a Laodicea mencionada en Colosenses 4,16.

Marción, en el año 110 d.C. rechazó el A.T. y todo lo que era «judío» en los demás escritos cristianos. Luego un hombre llamado Tacio trató de unir los distintos evangelios para que fuera un solo libro, pero no fue una idea aceptada por muchos.

En Antioquía, en el año 200 d.C. se usaba el evangelio que se llamaba Evangelio de Pedro mientras en otras ciudades del Medio Oriente rechazaban la carta a los Hebreos. En este tiempo, había muchos escritos falsos.

Enemigos de la Iglesia trataron de sembrar confusión y promover herejías a través de los evangelios y epístolas falsas como por ej. el Evangelio de Tomás (promovido por los gnósticos), el Evangelio de María Magdalena, cartas de San Pablo no escritas verdaderamente por él.

La primera lista de libros compilados, el primer intento para decidir el canon, se llama la Lista Muratoriana que tenía los Cuatro Evangelios, Apocalipsis de Juan, pero omitía la Carta a los Hebreos y las Cartas de Pedro.

Durante los siguientes años, salieron otras listas diferentes, pero poco a poco, el E.S. guió a la Iglesia para discernir cuales libros debían ser aceptados.

En el Concilio Romano, bajo la autoridad del Papa Dámaso (366-389 d.C.) aparece la primera lista de la Iglesia Universal. (Católica).

En el Concilio de Laodicea (363 d.C.) y en el Concilio de Hipona (393 d.C.) y de Cártago (397) decidieron los 27 libros que ahora tenemos (en este concilio encontramos en Canon No. 36 la lista de los 46 libros A. T. de la Biblia Católica). Esto ocurrió tres siglos después del nacimiento de Jesús.

La Biblia protestante acepta solamente 39 libros del A.T.

Así se desarrolló la Biblia. No cayó del cielo, sino que Dios respetó el proceso humano con todas sus fallas. Al fin y al cabo, si Jesús, que es la Palabra perfecta de Dios, era humano ¿porque la otra palabra de Dios (la Biblia) no lo podía ser también?

Los que piensan que antes de Martín Lutero no existían traducciones de la Biblia están equivocados. Antes de que él tradujera la Biblia en alemán, la Iglesia tenía la Biblia en 26 diferentes lenguas europeas y en ruso.

En todo el proceso de canonizar la lista de libros de N. T. entendemos mejor que fue la Biblia la que salió de la Iglesia y no la Iglesia de la Biblia. Por eso, verdaderamente no hay separación entre Biblia y Tradición. La Biblia forma parte de la Tradición de la Iglesia Católica.

Los libros no aceptados por los protestantes son Tobías, Judit, I de Macabeos, II de Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram