Santos

Santos

 Encuentra aquí toda la información sobre los Santos cristianos y sus extraordinarias vidas y hazañas. Aprende cuáles fueron sus increíbles virtudes y milagros. En la barra de la derecha, también puedes buscar tu Santo y el Santo del día. Difunde la Palabra.

¿Quiénes son los santos?

La mayoría de las personas usan la palabra santo para referirse a alguien que es excepcionalmente bueno o devoto. En la Iglesia Católica, sin embargo, un santo tiene un significado más específico: alguien que ha llevado una vida de virtud heroica.

Esta definición incluye las cuatro virtudes “cardinales”: prudencia, templanza, fortaleza y justicia; así como las virtudes “teológicas”: fe, esperanza y caridad. Un santo muestra estas cualidades de una manera consistente y excepcional.

Cuando el Papa proclama a alguien santo, lo que puede suceder solo después de la muerte, la devoción pública al santo, llamada “culto”, está autorizada para los católicos en todo el mundo.

Los mártires, una categoría especial de santos, también ofrecen sus vidas, pero lo hacen por su “fe cristiana”.

Santa Isabel de Hungria
Santa Susana
Santo Domingo
santa_marta
joachim-and-anna
Cristobal2
santa julia
santa rita de casia
saint_george
SanJosejesus
santa-eulalia
santa_barbara
Teresa
saint-francis
San miguel

Tipos de santos

Si bien el título de “santo” se usa para todos aquellos que son canonizados, existen diferentes categorías de santos, como mártir y confesor.

Un mártir ha sido asesinado por sus creencias cristianas; mientras que un confesor ha sido torturado o perseguido por su fe, pero no asesinado. Si un santo hubiera sido obispo, viuda o virgen, eso también se convierte en parte de su título.

Milagros y mártires

Los milagros son una parte importante de la canonización.

Un milagro es un evento que no puede explicarse por razones o causas naturales. Para ser llamado bendecido, un milagro tiene que demostrarse como que tuvo lugar bajo la influencia del candidato a la santidad.

El proceso comienza con una persona orando al santo que intercede con Dios, generalmente para curar una enfermedad. El milagro potencial es investigado por una junta médica de nueve miembros, que han jurado guardar el secreto. Se les puede pagar por su trabajo solo mediante transferencia bancaria, una regla para evitar pagos por debajo de la mesa que podrían corromper el proceso.

Después de que se establezca un segundo milagro, el título del candidato cambiará de bendecido a santo. Con San Juan Pablo II, esto sucedió en el tiempo récord de nueve años. Primero, había una monja francesa que se curó de la enfermedad de Parkinson. Luego hubo la curación de una mujer costarricense de un aneurisma cerebral.

Los mártires tienen un camino diferente hacia la santidad. Se vuelven bendecidos cuando el Papa hace un “Decreto de martirio“. Después de un solo milagro, los mártires son “elevados a la gloria de los Altares”, una frase que se refiere a la ceremonia pública en la que una persona es formalmente nombrada santa.

La Canonización

El proceso para ser nombrado santo en la Iglesia Católica se llama canonización, la palabra “canon” que significa una lista autorizada. Las personas que se llaman santos se enumeran en el “canon” como santos y se les da un día especial, llamado fiesta, en el calendario católico.

Antes del año 1000 aproximadamente, los santos fueron nombrados por el obispo local. Por ejemplo, San Pedro Apóstol y San Patricio de Irlanda fueron considerados “santos” mucho antes de que se hubieran establecido procedimientos formales. Pero a medida que el papado aumentó su poder, reclamó la autoridad exclusiva para nombrar a un santo.

La investigación

Hoy hay cuatro etapas en la canonización.

Cualquier católico o grupo de católicos puede solicitar que el obispo abra un caso. Tendrán que nombrar a un intermediario formal, llamado postulador, que promoverá la causa del santo. En este punto, el candidato será referido como “un siervo de Dios”.

Una investigación formal examina la vida del siervo de Dios. Los que conocieron al candidato son entrevistados y se revisan las declaraciones juradas a favor y en contra del candidato. Además, los escritos del candidato, si existen, se examinan para verificar su coherencia con la doctrina católica. Un promotor de justicia nombrado por el obispo local se asegura de que se sigan los procedimientos adecuados y un notario certifica la documentación.

Los procedimientos de la investigación, llamados Acta o Los Hechos, se envían a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. La Congregación para las Causas de los Santos es grande, con un prefecto, un secretario, un subsecretario y un personal de 23 personas. También hay más de 30 cardenales y obispos asociados con el trabajo de la congregación en varias etapas.

La Congregación para las Causas de los Santos nombra a un relator (uno de los cinco que actualmente trabajan para la congregación) que supervisa al postulador al escribir un documento de posición llamado positio. El positio defiende las virtudes del siervo de Dios y puede tener miles de páginas. La congregación examina la posición y los miembros votan “sí” o “no” sobre la causa. Los votos de “Sí” deben ser unánimes.

La decisión final recae en el papa. Cuando firma un “Decreto de virtud heroica“, la persona se vuelve venerable. Luego quedan dos etapas: la beatificación y la santidad.

Durante la mayor parte de la historia católica, el proceso de canonización fue riguroso. Una de las figuras clave en la investigación en el Vaticano fue el abogado del diablo, que funcionó como un abogado opositor al desafiar la santidad del candidato. Este es el origen de la frase de uso frecuente que se refiere a alguien que toma una posición para desafiar a otra persona.

Pocas personas han recibido el título de santo pese a las grandes obras que hubiesen realizado o al sufrimiento que hayan sido expuestos por la Fe, aunque actualmente hay más de 10,000 Santas personas que venera la Iglesia Católica.

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram