Oración de la Noche

Santos de Hoy » Oraciones » Oración de la Noche

La oración de la noche es mejor manera de alejarnos de esos pensamientos que no nos dejan descansar y concentrarnos en otra cosa. Qué mejor que centrar nuestra cabeza en darle gracias a Dios por las bendiciones que nos ha otorgado y por aquellas que nos está por otorgar.

Rezar antes de dormir además de ayudarnos a conciliar el sueño nos eleva como cristianos y nos ayuda a sentirnos más cerca de Dios para que al día siguiente nos mantengamos lejos de la tentación y el pecado que se nos pudiera presentar.

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra;

Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos;

Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.

Lucas 2:29-32

Oraciones para antes de dormir

Qué mejor manera que despedirse del día que termina que dándole gracias a Dios nuestro señor con una oración, la oración de la noche, te proponemos varias para que memorices y des gracias a Dios cada día.


Te adoro, Dios mío, y te amo con todo mi corazón.

Te agradezco por haberme creado, por haberme hecho cristiano y por haberme preservado este día.

Perdón por el mal que he hecho hoy. Si he hecho algo bueno, me complace aceptarlo. Protégeme mientras descanso y libérame de todos los peligros.

Que tu gracia esté siempre conmigo.

Amén.


Oh Señor, te rogamos que visites esta casa y te alejes de todas las trampas del enemigo.

Deja que tus santos ángeles moren en él para preservarnos en paz; y deja que tu bendición esté siempre sobre nosotros.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.


Protégenos, Señor, mientras nos mantenemos despiertos; cuídanos mientras dormimos, que despiertos, podamos vigilar a Cristo, y dormidos, descansar en su paz.

Amén.


Oración del descanso nocturno

Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada, 
¡buenas noches!, Padre Dios. 

Gracias por todas las gracias 
que nos ha dado tu amor;
si muchas son nuestras deudas, 
infinito es tu perdón. 


Mañana te serviremos,
en tu presencia, mejor.
A la sombra de tus alas, 
Padre nuestro, abríganos. 
Quédate junto a nosotros
y danos tu bendición.

Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada,
¡buenas noches!, Padre Dios.

Gloria al Padre omnipotente,
gloria al Hijo Redentor,
gloria al Espíritu Santo:
tres Personas, sólo un Dios.

Amén.

Oración para conciliar el sueño.

Cristo resucitado, grande entre los hombres e hijo de padre.

Que descansaste de la crueldad del verdugo dominado por el mal, tentado por satanás. Te pido descanso, como lo hiciste tú después del martirio vivido.


Esta noche, en que me encuentro cansado, busco descanso para poder continuar. Mis fuerzas están ausentes y mi cuerpo cansado. Ha sido un duro caminar que hoy busco descanso, la pausa que me rejuvenezca para seguir de pie.


Acudo a ti, porque solo en ti confío. A ti te pido, pues eres mi único dios y amigo. Esta noche en que estoy a punto de dormir, te pido ayuda para descansar.


Que el día de mañana me sienta nuevo, con energías y dispuesto anímicamente a continuar el camino aunque se muestre pedregoso o poco alentador. Pues el destino, que eres tú, me espera.

Gracias Cristo Jesús por escucharme.

Amén.

Salmo para Dormir: Salmos 116

Yo amo a mi Dios
porque él escucha mis ruegos.

Toda mi vida oraré a Él
porque me escucha.

La muerte me tenía atrapado;
me dominaba el miedo de morir.
¡Sentí una angustia terrible!

Entonces le rogué a Dios
que me salvara la vida.

Mi Dios es justo y compasivo;
es un Dios tierno y cariñoso
que protege a los indefensos.
Yo no tenía quien me defendiera,
y él vino en mi ayuda.

Dios mío,
tú has sido bueno conmigo;
ya puedo dormir tranquilo.

Me libraste de la muerte,
me secaste las lágrimas,
y no me dejaste caer.

Mientras tenga yo vida,
siempre te obedeceré.
Confío en ti, mi Dios,
aunque reconozco
que estoy muy afligido.

Demasiado pronto he dicho
que no hay nadie en quien confiar.
¿Cómo podré, mi Dios,
pagarte todas tus bondades?
Mostrándome agradecido
y orando en tu nombre,
y cumpliéndote mis promesas
en presencia de tu pueblo.

Dios nuestro,
a ti te duele ver morir
a la gente que te ama.
¡Líbrame de la muerte,
pues estoy a tu servicio!

Llevaré hasta tu altar
una ofrenda de gratitud,
y oraré en tu nombre.

En los patios de tu templo,
en el centro de Jerusalén,
y en presencia de todo tu pueblo,
te cumpliré mis promesas.
¡Alabemos a nuestro Dios!

Amén.

¿Por que orar en la Noche?

¿Puedes hacer un hueco para Dios al final de tu día? La oración de la noche puede ayudarte a agradecerle a Dios las bendiciones del día y pedirle perdón por tus pecados y protección durante la noche. Es un excelente momento para hacer un balance de las actividades de tu día en un ambiente tranquilo donde, en su presencia, puedes hacer un examen de conciencia y luego decir un sincero acto de contrición seguido de las oraciones que te hemos propuesto.

La oración de la noche debe ser parte de un momento especial al final de tu día en el que mires honestamente tu vida con nuestro Señor. Así como le ofrecemos a Dios todo en nuestro día en las oraciones de la mañana, en la noche reflexionamos sobre nuestras acciones, pidiéndole la gracia de servirle mejor al día siguiente. Si te encuentras presionado por el tiempo, tómate un momento al menos, con la ayuda del Espíritu Santo, para pensar en tus pecados y tu progreso espiritual.

Sin embargo, recuerda que la humildad es esencial en esta tarea. De lo contrario, es posible que no te acerques a Dios con la honestidad que necesitas para tratar de verte a ti mismo como Él te ve a ti.

Este tiempo dedicado a la oración puede ayudarte a escuchar a nuestro médico divino (como nuestro Señor se refirió a sí mismo en Marcos 2:17) mientras diagnostica tus enfermedades espirituales para ayudarte a llegar a la confesión cuando sea necesario realizarla con tu sacerdote: su perdón y su gracia de El sacramento de la penitencia.

¡Sin embargo, esto no significa que solo debas detenerte en tu letanía de pecados! Puedes agradecer a Dios por inspirar las cosas buenas que estás haciendo, para esos momentos en que tu alma “engrandece al Señor” (Lucas 1:46). También es una buena idea, cuando tienes más tiempo para saborear estos momentos con Él, decir algunas de las oraciones maravillosas que se encuentran en nuestra página.

Los sacerdotes y los religiosos (como los frailes y las monjas) que han profesado votos solemnes deben recitar oraciones todos los días. Se alienta a los laicos a recitarlas también, ya sea individualmente o en grupo. En este contexto, también se hace referencia a estas oraciones como Completas y a menudo se la conoce como la “Oración Nocturna”.

Recuerda que a nuestro Señor le encantaría escuchar sus propios pensamientos además de sus oraciones nocturnas, siempre y cuando le brinde servicio al corazón, no solo servicio a los labios. ¡No temas pedirle que bendiga tu noche y que lo ayude al día siguiente mientras se esfuerza por compartir la Vida Eterna con Él algún día en la dicha de lo que Santo Tomás de Aquino llamó “nuestra verdadera tierra natal“, el Cielo!

Oración de la noche para niños

La infancia es muchas veces una etapa de la vida que puede ser difícil y está llena de interrogantes y misterios, y al igual que los adultos muchas veces puede ser complicado para un niño conciliar el sueño y descansar apropiadamente por la noche. Rezar cada noche con nuestros hijos es una actividad muy sana que los introduce en la Fe Cristiana y les da seguridad y confianza al sentirse siempre acompañados de Cristo.

Siempre decimos que La familia que reza unida, permanece unida, y por tanto te recomendamos que dediques unos minutos antes de dormir en rezar con tus hijos, para introducir en el corazón de tus hijos el amor a Dios y que encuentren el camino a la salvación.

Hay muchas oraciones apropiadas que podemos enseñar a los más pequeños pero te recomendamos dos sencillos rezos que tus hijos podrán memorizar facilmente y utilizar cada noche en su oración para descansar.

Oración del Ángel de la Guarda

Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares, ni de noche, ni de día.

Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que me la guardan.

Amén.

Oración para antes de dormir para Niños.

Señor mío, yo te amo
Y te adoro mucho y esta noche
Te doy profundas gracias por el día
Que me has permitido vivir.

Gracias por estas horas de alegría
Y te pido que, antes de que yo cierre
Mis ojos, tú me bendigas esta noche
Para que yo pueda dormir en paz y
Bajo tu halo protector.

No me desampares en estas horas de sueño
Y haz que pueda yo descansar para
Disfrutar el otro día.

Amén.

Sin la presencia de Dios en el corazón de una persona no hay perspectivas de salvación, rezar cada noche nos acerca más a Jesús y nos hace mejor Cristiano y nos recuerda que Él siempre está con nosotros.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram