El Credo

Santos de Hoy » Oraciones » El Credo

El nombre Credo sin ir más lejos proviene del Latín y se traduce como ‘Creo’. Es una oración muy antigua que se conoce desde el siglo V.

En que consiste El Credo

El Credo es una oración en la que se reafirma como debe vivir un creyente católico y sus creencias. En cierta medida es un resumen del catolicismo en sí.

La presencia de la Santa Trinidad es innegable en el Credo y por ello también la oración puede dividirse en tres partes.

  • Primera parte: Habla de Dios Padre creador de cielo y Tierra.
  • Segunda parte: Habla de Dios Hijo y su vida y enseñanzas.
  • Tercera parte: Sobre Dios Espíritu Santo y la santificación de las almas.

Se conocen principalmente dos versiones de este rezo. La versión proveniente de las enseñanzas de los Apóstolicas, credo apostólico o credo corto, que es más corta y es empleada con más asiduidad en la oración privada.

Y la versión proveniente del primer concilio de Nicea, credo Niceno o credo largo, que es más extensa y se es más habitual para orar en comunidad, como puede ser durante la Misa.

El Credo: Oración


El Credo apostólico (Credo corto)

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.
Nació de Santa María Virgen, 
padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica
la comunión de los santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

El Credo niceno (Credo largo)

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, 
Creador del cielo y de la tierra, 
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, Jesucristo, 
Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: 
Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, 
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, 
por quien todo fue hecho; 
que por nosotros lo hombres, 
y por nuestra salvación bajó del cielo, 
y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, 
y se hizo hombre; 
y por nuestra causa fue crucificado 
en tiempos de Poncio Pilato; 
padeció y fue sepultado, 
y resucitó al tercer día, según las Escrituras, 
y subió al cielo, 
y está sentado a la derecha del Padre; 
y de nuevo vendrá con gloria 
para juzgar a vivos y muertos, 
y su reino no tendrá fin. 
Creo en el Espíritu Santo, 
Señor y dador de vida, 
que procede del Padre y del Hijo, 
que con el Padre y el Hijo 
recibe una misma adoración y gloria, 
y que habló por los profetas. 
Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo 
para el perdón de los pecados. 
Espero la resurrección de los muertos 
y la vida del mundo futuro.

Amén.

Como rezar el Credo

Este rezo que tiene como finalidad no solo acercarnos a Dios durante el proceso de oración, sino que también persigue hacer catecismo y enseñar las verdades de la creencia cristiana.

El credo ha de conocerse de memoria ya que todas sus afirmaciones tienen un motivo pero ademásdebemos entender el significado de las frases que componen esta oración, por que esta oración encierra en sus palabras toda la definición de la Iglesia Católica.

La Historia de esta Oración

Credo Corto: Apostólico

El Credo de los Apóstoles, aunque no fue escrito por los apóstoles, es el credo más antiguo de la iglesia cristiana y es la base de otros que siguieron.

En su forma más antigua, el Credo de los Apóstoles se remonta al menos al año 140 d. C. Muchos de los líderes de la iglesia primitiva resumieron sus creencias en una oración para tener oportunidad de defender su fe y hacer evangelio; por ejemplo, 1 Timoteo 6:12. E Credo como oración se convirtió en una forma estándar para expresar la confesión de fe en el momento del bautismo. No es la Escritura, pero es una lista simple de las grandes doctrinas de la fe.

Aunque se le llama Credo Católico, la palabra “católica” hace referencia a “relacionado con la iglesia universal” y fue la palabra utilizada en la versión original del Credo. No significa la Iglesia Católica Romana, sino la IGLESIA, el cuerpo de Cristo, como una comunidad universal.

Como curiosidad podemos añadir que la frase, “descendió a los infiernos”, no era parte del credo en su forma más temprana.

Credo Largo: Nicenico

Además del Credo de los Apóstoles, el Credo de Nicea es probablemente la declaración más universalmente aceptada y reconocida de la fe cristiana. El Credo de Nicea se adoptó por primera vez en el año 325 d. C. en el Concilio de Nicea.

El emperador romano Constantino había convocado al Concilio de Nicea en un intento de unificar a la iglesia cristiana con una doctrina, especialmente sobre los asuntos de la Trinidad y la deidad y humanidad de Jesucristo.

Ha habido algunas revisiones al Credo de Nicea, incluida una con la “Cláusula Filioque“. El Concilio de Constantinopla en el año 381 d.C. amplió el lenguaje del credo para aclarar el concepto ortodoxo de la Trinidad. Esta es la versión (que se muestra arriba) hoy más comúnmente conocida como el “Credo de Nicea”.

En general, el Credo de Nicea es un buen resumen de la doctrina cristiana. Sin embargo, hay dos problemas principales. El primero se refiere a la frase “iglesia católica y apostólica”; esto de nuevo como ocurre con el credo apostólico no se refiere a la Iglesia Católica Romana como la conocemos hoy.

La palabra “católica” significa “universal”. (La verdadera iglesia “católica” son todos aquellos que han puesto su fe en Jesucristo para salvación.) Además, “apostólica” significa “construida sobre la enseñanza de los apóstoles” y no es una declaración de apoyo para la sucesión apostólica. Segundo, “un bautismo para el perdón de los pecados” que es un concepto muy mal entendido y puede generar polémica entre las diferentes confesiones del cristianismo.

¿Quien escribió el Credo?

Una narración alegaba que cada uno de los 12 artículos estaba compuesto por cada uno de los 12 apóstoles.

Por ejemplo, Rufino de Aquilea (345–411) sugirió:

Entonces, (los apóstoles) se reunieron en un solo lugar y, llenos del Espíritu Santo, compilaron esta breve muestra … cada uno haciendo la contribución que creía conveniente; y decretaron que debería entregarse como enseñanza estándar a los creyentes“.

A pesar de su nombre, no hay confirmación de que haya sido creado por los apóstoles, y esa historia ha sido descartada principalmente por los teólogos en la época del Renacimiento.

Además, el Credo de los Apóstoles es una versión modificada de una declaración bautismal temprana conocida como el Antiguo Credo Romano. Se considera que el Antiguo Credo Romano fue concebido en consideración a las instrucciones de Jesús en Mateo 28:19: “Por lo tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

¿El Credo es solo para Católicos?

Como ya mencionamos anteriormente un malentendido general entre las diferentes confesiones del cristianismo es la línea que dice: “Creo en. . . la santa iglesia católica “.

En el Credo de los Apóstoles, la palabra católica significa” general, universal, concerniente al todo “y no se refiere exclusivamente a la Iglesia Católica Romana. Como explicamos anteriormente: Cuando decimos que ‘creemos en la santa iglesia católica’, estamos confesando que Jesucristo mismo es el único fundamento de la iglesia, que todos los que realmente confían en él como Salvador y Señor son Los miembros de la gracia de Dios de esta Iglesia, y que las puertas del infierno nunca prevalecerán contra nosotros.

Explicación del Credo

Aunque el Credo de los Apóstoles cubre la vida de Cristo en un breve resumen, de ninguna manera desprecia al Padre o al Espíritu Santo. De hecho, en el primer artículo afirmamos nuestra fe en el Dios Padre. Él es la primera persona de un Dios que ha existido durante toda la eternidad en la Santísima Trinidad, en tres personas iguales: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo:

• El Padre como Creador;
• El Hijo como la Palabra engendrada se hizo carne y nuestro Redentor
• El Espíritu Santo como el que procede del Padre y del Hijo y puede ayudarnos a alcanzar los atributos esenciales de la santidad.
(Esto incluye lo que llamamos los siete dones del Espíritu Santo: sabiduría, comprensión, conocimiento, consejo, fortaleza, piedad y temor del Señor).

En los primeros siglos de la Iglesia, algunas personas no pudieron comprender el concepto de la Santísima Trinidad y trataron de refutar la divinidad de Cristo o su humanidad.

Como San Pedro escribió en una de sus cartas del Nuevo Testamento: “Al seguir fábulas artificiales, no les hemos dado a conocer el poder y la presencia de nuestro Señor Jesucristo; pero fuimos testigos oculares de su grandeza ”(2 Pedro 1:16).

San Juan, por su parte, mencionó las señales que Jesús mostró de su divinidad en su Evangelio, “para que creas que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para creer que puedes tener vida en su nombre” (Juan 20:31)

Santo Tomás de Aquino, en un extenso comentario sobre el Credo de los Apóstoles, señaló en relación con el tercer artículo (sobre la concepción y el nacimiento de Nuestro Señor) que Jesús “se hizo hombre para hacer al hombre divino“.

También señaló al referirse a los artículos del Credo de los Apóstoles sobre el sufrimiento, la muerte y la ascensión gloriosa de Jesús al cielo (artículos 4-6) que estos eventos tuvieron lugar de acuerdo con su propia voluntad y por su propio poder, para nuestro motivo.

Como lo expresó Jesús en el Evangelio de Juan: “Doy mi vida para retomarla. Nadie me lo quita, pero lo dejo solo. Tengo el poder de colocarlo, y tengo el poder de retomarlo nuevamente”(Juan 10: 17-18).

La línea en el quinto artículo del Credo de los Apóstoles “Él descendió al infierno” también está escrita en algunas fuentes como “Él descendió a los muertos“. Esto se refiere no solo al lugar del tormento eterno de los condenados que tememos, sino también en este caso específico a un lugar más benigno para las almas de los justos que habían muerto antes de Jesús.

Nuestro Señor les abrió las puertas del cielo tras su muerte y resurrección. (Y, de hecho, esas puertas están abiertas para todos los que morimos en un estado de gracia, libres de pecado mortal, para unirnos a Él en la Vida Eterna)

El lugar de Jesús a la diestra del Padre, en el Artículo 6 del Credo de los Apóstoles, tiene la intención de mostrarnos Su lugar especial con Su Padre Celestial como uno con Él, de una manera que podamos entender como seres humanos. San Pablo hace referencia a esto cuando nos insta a “buscar las cosas de arriba; donde Cristo está sentado a la diestra de Dios ”(3 Colosences 3:1).

También destaca el papel de nuestro Señor como el único mediador entre Dios y el Hombre. ¡Quién mejor para cerrar la brecha entre nosotros y nuestro Creador que Dios mismo en la persona de Su Hijo! De hecho, a través de Jesús podemos llamar a Dios el Padre Nuestro Padre, como decimos en el Padre Nuestro.

En el artículo 7 del Credo de los Apóstoles, tenga en cuenta que Cristo regresará y nos juzgará a todos, vivos y muertos, en el Juicio Final, separando a las ovejas de las cabras (Mateo 25: 32-33), los justos de los malvado, por así decirlo. El primero tendrá Vida eterna y gozo en el Cielo (tocando el Artículo 12 aquí) y el último estará en eterna miseria en el Infierno.

Este juicio general básicamente reafirmará el juicio particular que cada uno de nosotros recibirá sobre nuestra muerte, en cuanto a si nuestro destino final es el Cielo o el Infierno.

Esto se basará en nuestras acciones en esta vida (en lo que hemos hecho y en lo que no hemos podido hacer, como decimos en la misa) y en lo receptivos que hemos sido a las gracias de Dios.

No debemos temer este juicio. Debemos prepararnos para vivir vidas de fe, amor y obediencia a Dios. ¡Tener una vida de oración fuerte puede ser de gran ayuda para alcanzar los cielos!

Los siguientes artículos del Credo de los Apóstoles siguen una secuencia natural. El Espíritu Santo guía e instruye a la Iglesia Católica, de donde proviene la Comunión de los Santos (Artículos 8 y 9). Esto incluye a aquellos de nosotros en la Iglesia que vivimos en la tierra, aquellos en el purgatorio y todos aquellos en el cielo.

Así, la Comunión de los Santos se deriva de la Iglesia que se deriva de su fundador, Nuestro Señor Jesucristo, a través del Espíritu Santo. (Jesús mismo envió al Espíritu Santo para ayudar a construir su iglesia).

Del mismo modo, cuando Dios nos perdona nuestros pecados (Artículo 10 del Credo de los Apóstoles) en el sacramento de la penitencia de la Iglesia, podemos merecer mejor la “resurrección del cuerpo” (Artículo 11) en el que seremos resucitados al Cielo, con nuestro cuerpos glorificados unidos con nuestras almas, en el Juicio Final.

Oremos todos para vivir nuestras vidas, con la ayuda y la gracia de Dios, de tal manera que a nuestra muerte, mientras leemos en la famosa oración Anima Christi, Él pueda convocarnos para que con Sus santos podamos alabarlo por siempre en el la dicha del cielo ¡Habla sobre la vida eterna (artículo 12)! Esta maravillosa esperanza de una Eternidad de Amor en la paz de Cristo pone fin al Credo de los Apóstoles.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram