Ave María

Santos de Hoy » Oraciones » Ave María

El Ave María tiene origen en el saludo que le hace el Ángel Gabriel a la Virgen María, en el que le anuncia que concebirá a Jesús como se nos describe en el evangelio según San Lucas. El Arcángel San Gabriel saludó a la Virgen, se dirigió y le dijo: «y bendito es el fruto de tu vientre«, palabras que también fueron anunciadas por Santa Isabel.

Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.

Lucas 1:28

La Oración: AveMaría

Ave María en Español

Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo;
bendita tú eres 
entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto 
de tu vientre, Jesús. 
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la ahora
de nuestra muerte.

Amén.

Ave María en Latín

Ave Maria, gratia plena, 
Dominus tecum. 
Benedicta tu in mulieribus, 
et benedictus fructus ventris tui, Iesus.
Sancta Maria, Mater Dei, 
ora pro nobis peccatoribus, 
nunc, et in hora mortis nostrae.

Amen.

Origen de la Oración Ave María

La oración del Ave María proviene de dos pasajes en el evangelio de Lucas. El primero, que se encuentra en Lucas 1:28, dice: “¡Salve, llena de gracia, el Señor es contigo!” (Las palabras exactas varian según la versión de la Biblia que se utilice).

Estas palabras fueron dadas por el arcángel Gabriel cuando saludó a María; Este evento también se conoce como la Anunciación. El segundo pasaje se puede encontrar en Lucas 1:42, y dice: “¡Bendita seas entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre!“. Estas mismas palabras fueron dichas a Santa Isabel cuando fue visitó por María y la saludó. Para muchos católicos, este evento también se llama la Visitación.

Aunque los dos versículos son del mismo libro en la Biblia, estas líneas no se juntaron hasta aproximadamente el siglo XI. De acuerdo con la Enciclopedia Católica:

De hecho, hay pocos o ningún rastro del Ave María como una fórmula devocional aceptada antes de aproximadamente 1050.

Toda la evidencia sugiere que surgió de ciertos versículos y respuestas que ocurren en el Pequeño Oficio o Cursus de la Santísima Virgen que simplemente en ese momento estaba empezando a ser favorecido entre las órdenes monásticas.

Dos manuscritos anglosajones en el Museo Británico, uno de los cuales puede ser tan antiguo como el año 1030, muestran que las palabras ‘Ave María‘ y ‘benedicta tu en mulieribus et benedictus fructus ventris tui‘ aparecieron en casi todas las partes de el Cursus, y aunque no podemos estar seguros de que estas cláusulas se unieron al principio para hacer una oración, hay evidencia concluyente de que esto sucedió muy poco después.

En sus primeros años, la oración solo estaba compuesta de esos dos versículos (Lucas 1:28 y Lucas 1:42) y se llamaba “Saludo a la Santísima Virgen“.

Más tarde, se agregó la segunda mitad de la oración. Que en aquel entonces, se publicó en latín con el título de “Ave María“.

El Ave María, sin embargo, solo se finalizó oficialmente cuando se publicó el Catecismo del Concilio de Trento también conocido como Catecismo Romano. Allí, fue referido como el “Saludo Angelical“.

Más tarde, la oración fue incorporada al Breviario Romano de 1568. Desde entonces, ha sido ampliamente utilizada y es conocida por la gran mayoría de católicos.

Cual es el Significado del Ave María

El Catecismo del Concilio de Trento divide la oración del Ave María en dos partes al definir su significado. Esto es lo que dice el Catecismo sobre la primera parte:

La primera parte del saludo angelical.

Cuando decimos a modo de oración: “Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres“, rendimos a Dios la más alta alabanza y le devolvemos las gracias más sinceras, porque acumuló todos sus dones celestiales en la Santísima Virgen María, por esta su singular felicidad, le presentamos nuestras felicitaciones respetuosas y fervientes.

Y esta es la descripción en el Catecismo de la segunda parte:

A esta forma de acción de gracias, la iglesia de Dios ha añadido sabiamente oraciones y una invocación a la Santísima Madre de Dios, por la cual pedimos piadosa y humildemente su patrocinio, para que, mediante su intercesión, nos ayude a entablar amistad con Dios, pecadores miserables, y nos conceda las bendiciones para nosotros que necesitamos en esta vida y en la vida venidera.

Hijos de Eva exiliados, que habitan en este valle de lágrimas, ¿no deberíamos suplicar sinceramente a la Madre de la misericordia, la defensora de los fieles, que ore por nosotros? ¿No deberíamos implorarle sinceramente su ayuda y asistencia?

Hoy en día, el Ave María sigue siendo una oración muy importante para los católicos de todo el mundo. Es una gran expresión de amor por la Virgen María usando palabras de la Escritura misma. Las peticiones en la parte final también sirven como una hermosa oración para pedir su ayuda en momentos de necesidad.

Ave María la oración
La Anunciación de Paolo Matteis

La Virgen Santa María

María es Madre de Dios, es gran Señora llena de virtudes y gracia y está en el cielo en cuerpo y alma. Es también nuestra Madre ya que Jesús nos adoptó como hermanos y la Virgen Santa María como hijos a todos los hombres.

Es tan excelsa la Señora que después de Dios no hay nadie tan excelente como su Madre, es la persona más amada por las tres divinas Personas y a quien más favorecen, más que a cualquier otra criatura. Tal es su gracia que es mayor que cuanta ha distribuido entre todos los ángeles y santos y esta gracia se multiplicó gracias a su perfecta cooperación, lo cual le otorga santidad sin igual solo por debajo del mismísimo Dios.

La santidad de la Virgen María

Tal es la pureza y santidad de Santa María que no murió por enfermedad corporal, si no por fuerza de caridad y el deseo de estar con su santísimo Hijo en la gloria. Su cuerpo al morir no sufrió descomposición y se mantuvo incorruptible y según la tradición de la Iglesia fue resucitada a los tres días por obra de su Hijo y ascendida entre coros de ángeles fue conducida hasta Jesús en lo más alto de los cielos.

No debemos olvidar lo mucho que debemos a María Santísima , por haber concebido al Hijo Divino y el sacrificio que hizo, mucho le costaron los pecados del hombre y mucho amor nos tiene. agradezcamos con una pequeña oración.

Oración a María

María, madre de gracia, madre de misericordia, defiéndenos del enemigo, y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

La importancia de María en el cristianismo

En la fe católica, María es una persona clave, y su vida muestra la forma en que el Padre Celestial también trabaja en la vida de las personas. María es una persona muy común que vive una vida ordinaria; a pesar de eso, Dios todavía la llamó a desempeñar un gran papel, que es llevar a Jesucristo en su vientre.

Tal y como suena, realmente fue una tarea bastante difícil. ¿Imaginas ser la madre del Hijo de Dios? Lo que es más, durante ese tiempo, las mujeres no eran vistas como iguales a los hombres en la sociedad. Además, cuando Jesús nació, el rey en ese momento, llamado Herodes, emitió un decreto ordenando el asesinato de niños en su reino. Con eso, María tuvo que huir de su ciudad natal para mantener a salvo a su hijo.

Sin embargo, soportando todas esas pruebas, María fue fiel y se mantuvo comprometida con el papel que Dios preparó para ella. Ella fue capaz de traer a este mundo el único Hijo de Dios.

Hay tres valores clave que los católicos pueden aprender de María, practicados por ella en la forma en que vivió su vida. A medida que se nos enseñan estos valores, deberíamos aspirar a practicarlos también en nuestra vida diaria, manifestando estos valores en la forma en que tratamos con los demás.

El valor de la humildad

Ser humilde es uno de los valores fundamentales clave que un católico debe tener. El acto de recibir a Cristo es, en sí mismo, un acto de humildad.

Podemos ver en la vida de María que debemos evitar el egoísmo y el orgullo. Aun siendo la madre de Jesucristo, no usó este privilegio para afirmar poder y obtener ventajas injustas. En cambio, ella se mantuvo humilde mientras seguía sirviendo a Dios.

El valor de la simplicidad

Podemos ver que María vivió una vida muy simple. Incluso con el tipo de favor que Dios le otorgó, ella lo aceptó con humildad y gracia. Esto es diferente a nuestro mundo actual, que venera la riqueza material. Aunque, no hay nada de malo en disfrutar los frutos de nuestro trabajo; se puede convertir en un problema cuando las cosas materiales se convierten en obsesiones que nos distraen de Dios.

La simplicidad nos anima a depender más de Dios y a usar sus estándares para medir nuestras propias vidas. Nos hace darnos cuenta de que hay más en la vida que perseguir aspiraciones mundanas. Además, vivir simplemente nos permite comprender la situación de los necesitados. Dios tiene un corazón para los necesitados, y debemos aspirar a tener lo mismo.

El valor de la caridad

En el centro de todo lo que hizo María está la caridad. Por un lado, ser madre es en sí mismo una búsqueda caritativa, que requiere que sea generosa por el bien de su hijo.

En la fe católica, las palabras “amor” y “caridad” a menudo se usan indistintamente y por buenas razones. Practicar la caridad es un tipo de amor, y cuando mostramos caridad en nuestras vidas, mostramos que amamos a Dios por encima de cualquier otra cosa. Por esta razón, todos los demás valores católicos finalmente apuntan al valor de la caridad. Y a través de la caridad, también manifestamos los otros frutos del espíritu, como la misericordia, la paz y la alegría. Los actos de sacrificio realizados en aras de la caridad siempre sirven para nutrir nuestras almas.

Recuerda realizar la oración de corazón y concentrado en el diálogo con el divino, puedes leer nuestro articulo sobre la oración aquí.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram