Oración de la Sangre de Cristo

Santos de Hoy » Oraciones » Oración de la Sangre de Cristo

La Oración por la Sangre de Cristo acerca al creyente a Dios y a las santas Heridas que sufrió Jesús durante la pasión.

Pedimos a Dios vivo que tenga misericordia de nosotros y oramos a Jesucristo en espíritu y alma según nuestro sentimiento puro y cristiano.

Que no quiero la muerte del que muere, dijo el Señor DIOS, convertíos pues, y viviréis.

Ezequiel 18:32

La Oración

Señor Jesús, en tu nombre y con 
el Poder de tu Sangre Preciosa
sellamos toda persona, hechos o 
acontecimientos a través de los cuales 
el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús 
sellamos toda potestad destructora en 
el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego, 
debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas 
de la naturaleza, en los abismos del infierno, 
y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
rompemos toda interferencia y acción del maligno. 
Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares 
y lugares de trabajo a la Santísima Virgen 
acompañada de San Miguel, San Gabriel, 
San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús 
sellamos nuestra casa, todos los que la habitan 
(nombrar a cada una de ellas), 
las personas que el Señor enviará a ella, 
así como los alimentos y los bienes que 
Él generosamente nos envía
para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos tierra, puertas, ventanas, 
objetos, paredes,  pisos y el aire que respiramos,
y en fe colocamos un círculo de Su Sangre
alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos los lugares en donde vamos 
a estar este día, y las personas, empresas 
o instituciones con quienes vamos a tratar 
(nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos nuestro trabajo material y espiritual, 
los negocios de toda nuestra familia, 
y los vehículos, las carreteras, los aires, 
las vías y cualquier medio de transporte 
que habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,
las mentes y los corazones de todos los habitantes 
y dirigentes de nuestra Patria a fin de que 
Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y 
por Tu Vida, ya que gracias a Ellas 
hemos sido salvados y somos preservados 
de todo lo malo.

Amén. 

Oración de la Sangre de Cristo en Vídeo

Cómo rezar la oración de la Sangre de Cristo

La oración de la Sangre de Cristo es una rezo que realizamos para pedir protección y amparo para nosotros y nuestros seres amados. Recuerda en el momento de orar estar concentrados y pensar en aquellos por los que queremos pedir protección. Pensar en sus miserias y como Dios Padre puede ayudarles. Así como reflexionar sobre nuestros pecados y como podemos enmendar nuestros errores, cómo podemos ser mejor cristianos para que la Gracia de Dios se halle en nuestro cuerpo carnal y nuestro espíritu eterno.

En esta oración hay espacio reservados para que incluyas a las personas por las que quieras pedir protección, recuerda antes de comenzar pensar sobre estas personas por las que quieres orar. Siempre te recomendamos orar en un ambiente tranquilo donde puedas concentrarte en tus pensamientos y tu diálogo con Dios.

Cómo Rezar la Oración de La Sangre de Cristo con el Rosario

Cómo Rezar la Sangre de Cristo con el Rosario

Comienza por Hacer la señal de la cruz.

En la primera cuenta grande, recita el Credo Apostólico.

Después de eso, recita la siguiente oración:

Que la Preciosa Sangre que fluye de la Sagrada Cabeza de Nuestro Señor Jesucristo nos cubra ahora y para siempre.

Amén.

Por cada diez cuentas, hay una herida diferente de Jesús para meditar.

1- El clavo de la mano derecha de Nuestro Señor Jesús.

Recita la siguiente oración:

Por la Preciosa Herida en Tu Mano Derecha y por el dolor de la uña que atravesó Tu Mano Derecha, que la Preciosa Sangre que brota de allí, convierta muchas almas y salve a los pecadores de todo el mundo.

Amén.

Permaneciendo en la misma cuenta, reza un Padre Nuestro y Ave María.

Luego, en las cuentas pequeñas, ora:

Preciosa sangre de Jesucristo. Sálvanos a nosotros y al mundo entero

Al final de cada década reza el “Gloria”.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; como era en el principio, es ahora, y siempre será, un mundo sin fin.

Amén.

2- El clavo de la mano izquierda de nuestro Señor Jesús

Recita la siguiente oración:

Por la Preciosa Herida en Tu Mano Izquierda y por el dolor del clavo que atravesó Tu Mano Izquierda, que la Preciosa Sangre que brota de allí alivie las Almas en el Purgatorio y proteja a los moribundos contra los ataques de los espíritus malignos.

Amén.

Repite la misma secuencia que el primer misterio.

3- El clavo del pie derecho de nuestro Señor Jesús

Recita la siguiente oración:

Por la Preciosa Herida en Tu Pie Derecho y por el dolor de la uña que atravesó Tu Pie Derecho, que la Preciosa Sangre que brota de allí cubra los cimientos de la Iglesia Católica contra los planes del espíritu maligno y los hombres malvados.

Amén.

Repite la misma secuencia que el primer misterio.

4- El clavo del pie izquierdo de Nuestro Señor Jesús

Recita la siguiente oración:

Por la Preciosa Herida en Tu Pie Izquierdo, y a través del dolor del clavo que atravesó Tu Pie Izquierdo, que la Preciosa Sangre que brota de allí nos proteja de los planes y los ataques de los espíritus malignos y sus secuaces.

Amén.

Repite la misma secuencia que el primer misterio.

5- La lanza en el costado de Nuestro Señor Jesús.

Recita la siguiente oración:

Por la Herida Preciosa en Tu Sagrado Costado y a través del dolor de la lanza que atravesó Tu Sagrado Costado, que la Preciosa Sangre y el Agua que brotan de allí curen a los enfermos, lleven el arrepentimiento a los moribundos y nos lleven a la felicidad eterna con Dios.

Amén.

Repite la misma secuencia que el primer misterio.

Por ultimo, al final del Rosario, reza estas oraciones.

Dios te salve, santa reina, madre de misericordia; nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza.

A ti lloramos, pobres niños desterrados de Eva; a ti enviamos nuestros suspiros, llorando y llorando en este valle de lágrimas.

Dirige, entonces, el más amable abogado, tus ojos de misericordia hacia nosotros; y después de esto nuestro exilio, muéstranos el Bendito Fruto de tu vientre, Jesús.

¡Oh clemente, oh amado, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros, santa Madre de Dios; Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oh, la Sangre Más Preciosa de Jesucristo, honramos, adoramos y adoramos a Ti. Sana las heridas de nuestras almas y lava los pecados del mundo entero. Oh Preciosa Sangre, ten piedad.

Amén.

Santísimo Corazón de Jesús

Ten piedad de nosotros.

Inmaculado Corazón de María,

Ruega por nosotros.

San José

Ruega por nosotros.

San Pedro y San Pablo

Rogad por nosotros.

San Juan al pie de la cruz,

Ruega por nosotros.

Santa María Magdalena

Ruega por nosotros.

Todos vosotros, santos y ángeles,

Ruega por nosotros.

Por que rezar la Oración de la Sangre de Cristo

Bien es sabido que esta oración es muy poderosa y ayuda al cristiano a realizar la petición durante el rezo, pero ¿Por qué debemos incorporar la oración de la Sangre de Cristo a nuestros rezos? ¿Es un rezo compatible con la oración bíblica?

El Poder del nombre de Jesús

Hay poder en el nombre de Jesús. Es por eso que se nos dice que oremos por Su nombre porque Él recibe la gloria en la oración contestada, y el Padre y el Espíritu Santo buscan glorificar al Hijo, y esa debería ser nuestra meta.

Si fueses a la Casa Blanca y pidieses entrar y diciendo que su tío lo envió, probablemente te rechazarían, pero si usaran el nombre del Presidente y, lo más importante, él o ella lo hubiesen invitado, entonces ese nombre tendria poder.

De modo que la única forma en que podamos hacer que nuestras oraciones sean escuchadas y recibidas por el Padre es a través de Jesucristo: “Por eso él es el mediador de un nuevo pacto entre Dios y la gente, para que todos los que son llamados puedan recibir la herencia eterna que Dios les ha prometido.“(Hebreos 9: 15a), y “Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.“(Hebreos 12:24).

Así pues orar por el nombre de Jesús y no por Su sangre es lo más acertado porque “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo. 2:5), y no hay otro mediador entre tu y Dios … un sacerdote, pastor, o incluso La sangre de Jesucristo.

El Poder de La Sangre de Cristo

Hay poder en el nombre de Jesús así como hay poder en la sangre de Jesús para aquellos que son llevados al arrepentimiento y a la fe, pero eso no significa que hablemos del poder de la sangre de Jesús cuando usamos la Oración de la Sangre de Cristo para reprender a un espíritu maligno o pedir que alguien sea sanado.

Orar de esta manera puede ser es un abuso de las Escrituras y viola el mandato de orar por la voluntad de Dios por encima de la nuestra. Nuestra salvación fue puramente un acto de Dios (Efesios. 2: 8-9). Era algo que nunca podríamos haber logrado por nuestra cuenta (Efesios 2: 1), incluso aunque suplicasemos a la sangre de Jesús.

Así que aunque hay poder en la sangre de Jesús, en las Escrituras nunca se usa en la oración como algún tipo de hechizo o poder. Se clama a un agente de limpieza para los que creen, porque el poder de la sangre está en la limpieza del pecado, y debemos agradecer a Dios diariamente por ese poder.

Todo lo demás palidece en comparación. Fue “sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1 Pedro 1:19), y “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado“(1 Juan 1: 7).

Esto probablemente se leería en griego: La sangre de Jesús, su Hijo, continúa limpiándonos, por lo que debemos confesar continuamente nuestros pecados a Dios (1 Juan 1: 9). A pesar de que la vida, la muerte (sangre) y la resurrección de Jesús forjaron en nosotros su propia justicia (2 Corintios 5:21), todavía estamos siendo continuamente limpiados.

Rezando en la sangre

Al hacer una búsqueda en la Biblia usando las palabras “Jesús” y “sangre” y solo aparecen 13 versículos, y ninguno de ellos tiene la sangre de Jesús siendo utilizada en la oración.

Más bien, se está utilizando para justificar como fuimos redimidos por la preciosa sangre del perfecto Cordero de Dios. No se podría decir cómo comenzó la Oración por la Sangre de Cristo, pero no es bíblica, y aunque puede no ser pecado, no es biblicamente precisa.

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús cómo orar, deben haberlo visto como un hombre profundamente comprometido con la oración. Se levantaba temprano para orar y algunas veces oraba toda la noche … Jesús era Dios pero también en su humanidad era un hombre de oración, por lo que no es de extrañar que los discípulos quisieran orar así.

Habían visto con sus ojos todo lo que Jesús había hecho. Querían esa relación íntima con el Padre, por lo que Jesús básicamente les dice que recen al Padre (Lucas 11) santificando o mentando Su Santo Nombre y pidiendo Pan de cada día, y creo que es tanto el pan físico como el “Pan que desciende del cielo ”(Juan 6:33), al que se refería, y al pedir que se haga su voluntad en el cielo y en la tierra, nos sometemos a su voluntad en ambos lugares y rezamos por su voluntad por encima de la nuestra.

Antes de que Jesús estuviera a punto de regresar al Padre, les dijo a los discípulos: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.”(Juan 14: 16-17), y desde ese momento, cada vez que tenían que orar, Jesús les instruía; “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”(Juan 14: 13-14).

Dos veces Jesús dice que oremos en Su nombre … y en ninguna otra Escritura se nos dice que oremos de manera diferente. ¿Por qué orar en el nombre de Jesús? Claramente, el Padre busca glorificar al Hijo y al recitar la oración, lo glorificamos porque oramos en el nombre de Jesús, pero este nombre tiene poder … Su Palabra tiene poder de resurrección.

En Resumen: El Poder de la Oración en Cristo

Jesucristo. Ese es el nombre en el que debemos orar. Si quisiéramos entrar a un club sin ser miembro, probablemente tendríamos que ser invitado de uno de los miembros. Si dijera: “Juan Perez me invitó”, podrían dejarme entrar, así que, en un sentido muy limitado, hay poder en el nombre de Juan.

Es por eso que usaríamos su nombre para ingresar al club y no cualquier cosa que se nos ocurra. Adivina qué pasaría si le dijéramos al hombre en la puerta del club: “Será mejor que me dejes entrar … Juan tiene mucho poder … Exijo que me dejes entrar por la autoridad de Juan” Probablemente llamarían a la Policía.

Amigos, tenemos el nombre más poderoso del universo para orar … es el Nombre sobre todos los nombres y el único Nombre que el Padre aceptará. Orar en nombre de Jesucristo le trae gloria, y eso es muy importante para el Padre. Se toma en serio la gloria del Hijo.

Creo que nosotros también deberíamos querer traer gloria al nombre de Cristo. ¿Lo haces?

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram