Santa Eulalia

Santos de Hoy » Santos » Santa Eulalia

Día Santo: Santa Eulalia

Celebramos el Santo de Eulalia el 10 de Diciembre.

Santa Eulalia de Mérida, Virgen y Mártir. Eulalia de Mérida nació en España en la última década del siglo III. Es casi universalmente aceptado que ella sufrió martirio por la fe.

Lo poco que se sabe de ella hasta la fecha se basa principalmente en la leyenda. Se cree que Eulalia, como una niña de doce años, trató de protestar con el juez Daciano de Mérida por obligar a los cristianos a adorar a dioses falsos de acuerdo con el edicto de Diocleciano.

Aunque Daciano al principio se divirtió e intentó halagarla, pero Eulalia no negaría a Cristo. Finalmente, Daciano ordenó que su cuerpo fuera rasgado por ganchos de hierro. Se aplicó fuego a sus heridas para aumentar sus sufrimientos, y en el proceso su cabello se incendió. Fue asfixiada por el humo y las llamas, ganando la corona del martirio alrededor del año 304.

Historia de Santa Eulalia

Santa Eulalia descendía de una de las familias más prominentes en España en 290 DC. Fue educada en la religión cristiana y le enseñaron los sentimientos de piedad perfecta. Desde su infancia se distinguió por una admirable dulzura de temperamento, modestia y devoción.

Mostró un gran amor por el estado sagrado de la virginidad, y por su seriedad y su desprecio por el vestido, los adornos, las diversiones y la compañía mundana, dio señales tempranas de su sincero deseo de llevar una vida celestial en la tierra. Su corazón se elevó sobre el mundo antes de que se creyera capaz de saberlo, de modo que sus diversiones, que generalmente llenan las mentes de la juventud, no tenían ningún encanto para ella, y cada día de su vida continuó creciendo en virtud.

Las leyendas dicen que tenía solo doce años cuando se emitieron los edictos sangrientos del Emperador Diocleciano en 304, por el cual se ordenó que todas las personas, sin excepción de edad, sexo o profesión, debían ser obligadas a ofrecer sacrificios a los dioses. del imperio

Eulalia, aunque joven, tomó la publicación de esta orden como una señal de batalla, pero su madre, observando su impaciente ardor por el martirio, se la llevó del país. Sin embargo, la joven Santa rápidamente encontró un medio para escapar por la noche y, después de mucho cansancio, llegó a Mérida antes del amanecer.

Esa misma mañana, tan pronto como la corte se reunió, ella se presentó ante el cruel juez, cuyo nombre era Daciano, y le reprochó con gran intensidad el intento de destruir las almas obligándolas a renunciar al único Dios verdadero.

El gobernador ordenó que la capturaran. Primero, empleando halagos, Daciano le presentó las ventajas que su nacimiento, juventud y fortuna le dieron en el mundo, y el dolor que su desobediencia traería a sus padres. Al ver que estas tentaciones no tenían efecto, comenzó a amenazarla, colocando los instrumentos más crueles de tortura ante sus ojos, diciéndole: “Todo esto escaparás si tocas un poco de sal e incienso con la punta de tu dedo.”

Provocada por estos seductores halagos, arrojó al ídolo pagano y pisoteó las ofrendas que se depositaron para el sacrificio y escupió al juez, una acción que no pudo ser disculpada pese a su juventud y su falta de atención de las trampas que fueron puestas delante de ella bajo la influencia de un enorme celo y miedo.

El Martirio de la Santa

Por orden del juez, dos verdugos comenzaron a rasgarle los costados con ganchos de hierro, para dejar al descubierto los huesos. Mientras esto sucedía, ella acalló a los golpes con triunfos de Cristo. A continuación, se aplicaron antorchas encendidas a sus senos y costados: y bajo tan enorme tormento, en lugar de gemidos, no se escuchó de su boca sino otra cosa más que agradecimiento. El fuego finalmente le prendió el pelo, le rodeó la cabeza y la cara, y Santa Eulalia acabó siendo asfixiada por el humo y la llama.

La historia dice que una paloma blanca pareció salir de su boca, y volar hacia arriba cuando expiró la santa mártir: a cuyo prodigio los verdugos estaban tan aterrorizados que huyeron y abandonaron el cuerpo.

Sus reliquias se guardan con gran veneración en Oviedo, donde es honrada como patrona. La Martirología romana menciona su nombre el 10 de diciembre.

Oración a Santa Eulalia

Señor Jesús,
que has suscitado en tu iglesia,
para ejemplo y admiración de todos tus hijos
a la Bienaventurada Virgen y Mártir Santa Eulalia,
como modelo de constancia en la fe,
en la pureza y en la generosidad
hasta el testimonio del Martirio,
para que con su ejemplo,
aprendamos a luchar constantemente
en nuestra vida.

Te suplicamos, Señor,
que por su intercesión Gloriosa,
merezcamos la gracia
para vencer en el esfuerzo de cada día,
y poder así cantar tus alabanzas
eternamente en el cielo.

Te lo pedimos a Ti,
que con el Espíritu Santo vives y reinas,
por los siglos de los siglos.

Amén.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram