Santa Lucía

Santos de Hoy » Santos » Santa Lucía

Día Santo: Lucía

Celebramos el Día de Santa Lucía el 13 de Diciembre.

Lucía, cuyo nombre puede significar “luz” o “lúcida”, es la santa patrona de los ciegos. A menudo se la ve con el emblema de los ojos en un plato. En las pinturas, a menudo se la representa con una placa dorada que sostiene sus ojos y generalmente sostiene una rama de palma, que es un símbolo de victoria sobre el mal.

Si te llamas Lucía, no necesitas morderte la lengua con desilusión. Tu patrona es una heroína auténtica, de primera clase, una inspiración permanente para ti y para todos los cristianos. El coraje moral de la joven mártir siciliana brilla como una luz guía, tan brillante para la juventud de hoy como lo fue en el año 304 d. C.

La Historia de Santa Lucía

La historia de Santa Lucía se ha perdido y lo único que sabemos con certeza es que esta valiente mujer que vivió en Siracusa y perdió la vida durante la persecución de los cristianos a principios del siglo IV. Su veneración se extendió a Roma, de modo que en el siglo VI toda la Iglesia reconoció su coraje en defensa de la fe.

Debido a que la gente quería arrojar luz sobre la valentía de Santa Lucía, las leyendas comenzaron a surgir. La que pasó la prueba del tiempo cuenta la historia de una joven cristiana que prometió vivir su vida al servicio de Cristo. Su madre trató de arreglar un matrimonio para ella con un pagano y Santa Lucía sabía que su madre no debía presionarla a contraer este matrimonio, por lo que ideó un plan para convencer a su madre de que Cristo era el mejor compañero para la vida.

Después de varias oraciones en la tumba de Santa Ágata, Santa Lucía vio a la santa en un sueño. Santa Ágata le dijo a Santa Lucía que la enfermedad que sufría su madre se curaría a través de la fe, que Santa Lucía debía convencer a su madre de que diera el dinero de la dote a los pobres y le permitiera entregar su vida a Dios.

Mientras Santa Lucía y su madre estaban agradecidas con Dios, el novio rechazado estaba muy estaba y denunció la fe de Santa Lucía al gobernador. El gobernador intentó forzarla a contaminarse en un burdel, pero los guardias que vinieron a llevársela no pudieron moverla, incluso después intentar arrastrarla con bueyes.

Los guardias apilaron madero a su alrededor para quemarla, pero no se prendieron fuego, así que finalmente recurrieron a sus espadas, y así Santa Lucía se encontró con su muerte.

Aunque los detalles de su vida siguen siendo desconocidos, es ampliamente conocido que durante su vida los cristianos fueron perseguidos por su fe. Se vieron obligados a soportar horribles torturas y, a menudo, tuvieron finales muy dolorosos durante el reinado de Diocleciano. Aunque los detalles que rodean su muerte permanecen sólo como leyendas, es todo en lo que los cristianos modernos podemos confiar.

La leyenda de Santa Lucía no acabó con su muerte. Según relatos posteriores, Santa Lucía advirtió al gobernador que sería castigado. Cuando el gobernador lo escuchó, ordenó a los guardias que le sacaran los ojos; Sin embargo, en otro relato, fue Santa Lucía quien se quitó los ojos en un intento de alejar a un pretendiente persistente que la admiraba.

Sea como fuere, cuando su cuerpo estaba siendo preparado para el entierro, descubrieron que sus ojos habían sido restaurados.

Oración a Santa Lucía

Esta oración a Santa Lucía es principalmente para personas que buscan la curación de problemas oculares o visión y la curación del alma.

Santa Lucía, Tu hermoso nombre significa ‘LUZ’, la luz de la fe que Dios te otorgó aumentar y preservar su luz en mi alma para evitar el mal celoso en la realización de buenas obras.

Y que no aborrezca nada más que la ceguera y la oscuridad del mal y del pecado.

Obtén para mí, por tu intercesión con Dios Visión perfecta para mis ojos corporales.

Y la gracia de usarlos para el mayor honor y gloria de Dios y la salvación de las almas.

Santa Lucía, virgen y mártir escucha mis oraciones y obtén mis peticiones.

Amén.

Leyenda de Santa Lucía

El episodio de la pasión de Lucía que ha sido más rememorado para sus devotos desde la Edad Media fue que le arrancaran los ojos. Cabe señalar que otro relato hace referencia a esta pérdida de ojos antes de su martirio, afirmando que en respuesta a un pretendiente que admiraba sus hermosos ojos, “ella los cortó y se los envió a él, pidiendo que la dejaran en paz después de eso“. Lucía era normalmente representada en el arte gótico sosteniendo un plato con dos ojos sobre él. La leyenda acaba con Dios restaurando los ojos de Lucía.

Dante también menciona a Lucía en Infierno como la mensajera “de toda crueldad del enemigo” enviada a Beatrice Portinari desde “La bendita Dama” (Divina Misericordia), para despertar a Beatrice a enviar a Virgilio en ayuda de Dante.

Ella le ha ordenado a Virgilio que guíe a Dante a través del Infierno y el Purgatorio. Santa Lucía solo se menciona indirectamente en el discurso de Virgilio dentro de la narrativa y no aparece como personaje en la obra; Las razones para su aparición en este papel de intermediario aún no están claras para los eruditos, aunque sin duda Dante tenía en mente algún fin alegórico, tal vez teniendo a Lucía como figura de gracia o piedad iluminadora o incluso Justicia. Sin embargo, Dante obviamente miró a Lucía con gran reverencia, colocándola frente a Adán dentro de la Rosa Mística en el Canto XXXII del Paraíso.

En la traducción de Mark Musa del Purgatorio de Dante, se hace una nota indicando que Lucía fue admirada por un pretendiente indeseable por sus hermosos ojos. Para mantenerse casta, se sacó los ojos, un gran sacrificio por el cual Dios le dio un par de ojos aún más hermosos.

Leave a Comment

Facebook
Facebook
YouTube
Pinterest
Instagram